La soltería, un regalo