Que creemos

Valores Centrales De Sim

SIM es una comunidad de seguidores de Dios que se deleitan en adorarle a Él y tienen una pasión por el evangelio, buscando cumplir la misión de Jesucristo en el mundo. Somos una "Comunidad del evangelio" que:  Se Compromete con la Verdad Bíblica– Estamos comprometidos con la verdad bíblica y gozosamente afirmamos el cristianismo histórico y evangélico.  Declaramos con valor a las naciones las buenas nuevas de vida nueva en Jesucristo. 

Depende de Dios

"A través de la oración" y en fe dependemos de Dios para la provisión de todas nuestras necesidades.  Demostramos diligencia, integridad, cooperación y responsabilidad al cultivar y usar los recursos que Dios provee.

Se Dedica a la Oración

La oración es fundamental en nuestra vida y ministerio.  “A través de la oración” alabamos a Dios, buscamos su dirección, pedimos recursos, e invitamos al Espíritu Santo a ungir nuestro ministerio. Se Enfoca en Misiones– Estamos comprometidos con la tarea urgente e inconclusa de hacer discípulos de Jesucristo en todas las naciones.  Al hacerlo deseamos trabajar en una relación de amor, confianza e interdependencia con iglesias y otras alianzas que comparten nuestra visión. 

Se Centra en la Iglesia

Estamos comprometidos en ser una agencia que inicia, alimenta y prepara las iglesias para que sean la expresión de Cristo en sus comunidades y para evangelizar con una visión y acción transcultural.

Se Preocupa por las Necesidades Humanas

Humildemente reconocemos que la máxima necesidad humana es conocer a Dios.  También creemos que Él nos ha llamado a un servicio compasivo y total en este mundo perdido a través de aliviar el sufrimiento, fomentar el desarrollo humano e impactar a la sociedad.  

Desea ser una Familia Semejante a Cristo

Deseamos ser una comunidad transformadora dedicada a ser como Cristo en su amor, servicio, santidad y obediencia al Padre.  Creemos que seguir el ejemplo de Cristo implica sacrificio, a veces privaciones, y aun hasta la muerte.  

Crece y Aprende

Creemos en el valor y dones de cada miembro de SIM y de aquéllos a quienes buscan servir.  Practicamos el discipulado participativo, el aprendizaje de toda la vida, el liderazgo consultivo, el desarrollo mutuo y el entrenamiento como disciplinas duraderas.

Se Fortalece por la Diversidad

Somos intencionalmente internacionales porque creemos que expresa la unidad del cuerpo de Cristo en el mundo.  Creemos que seremos más eficaces en el ministerio al incorporar la riqueza de la diversidad cultural en SIM y celebrar nuestra unidad en Cristo. 

Es Sensible a Nuestra Época

Respondemos con creatividad y valentía a las necesidades y oportunidades  cambiantes bajo la guía del Espíritu Santo.  Para ser eficaces y relevantes, nuestros ministerios, prioridades y estructuras están sujetos a una evaluación y adaptación continua.    

 

SIM es un Equipo

Estamos trabajando fuertemente a través de las alianzas estratégicas, para facilitar el envío de misioneros latinos al campo, permitiendo así, el intercambio de experiencias y aprendizaje que este proceso implica. 
Contamos desde nuestros inicios como misión, con varios equipos misioneros multiculturales alrededor del mundo (en un país podemos tener misioneros de Alemania, Corea, Estados Unidos, Inglaterra y otros que provienen de América Latina, África, etc.) Esto hará posible la inserción de misioneros latinos en el trabajo de SIM.


Si bien es cierto que no contamos con una oficina de envío para toda Latinoamérica, esto no ha limitado nuestro deseo de apoyar a misioneros latinos en lo que se refiere a infraestructura, formación de equipos de trabajo y oportunidades de servir en países en los cuales tenemos un equipo de SIM.
En los países donde aún no estamos presentes, podemos realizar contactos a través de las alianzas estratégicas que tenemos con otras organizaciones. Es la Iglesia la que te envía y nosotros te ayudamos en todo lo que está a nuestro alcance para que puedas llegar al campo de misión.


Contáctate con nosotros para que puedas saber más de como te ayudaremos a cumplir el llamado misionero. 
Estamos al servicio del movimiento misionero Latino. SIM es una comunidad de seguidores de Dios que se deleitan en adorarlo, tienen una pasión por el Evangelio y busca cumplir la misión de Jesucristo en el mundo.  

 

Historia de SIM

SIM tiene una rica historia de fundadores que viajaron a lugares complicados para compartir el evangelio en África, Asia, y Sud-América. Estos pioneros formaron misiones comprometidas para alcanzar a la gente que nunca había conocido a Cristo. En unión con varias organizaciones fundadas a finales del siglo 19, SIM, trabaja hoy con la misma pasión con la que sus fundadores empezaron hace más de un siglo.

Misión en África La Misión General de Sud-África (SAGM) fue fundada por Martha Osborn, Spencer Walton, y Andrew Murray en 1889. Murray, autor conocido que fundó una universidad y un seminario; siempre consideró a las misiones como ‘el principal fin de la iglesia”. Después que Martha Osborn se casó con George Howe, formaron la Misión General del Sureste de África (SEAGM) en 1891. SAGM y SEAGM se unieron en 1894. A razón de que sus ministerios se propagaron en otros países de África, ellos cambiaron sus nombres a Asociación Evangélica de África (AEF). MISION INTERIOR DE SUDAN (SIM) comenzó en 1893. Los canadienses Walter Gowans, Roland Bingham y el americano Thomas Kent tuvieron la visión de alcanzar a 60 millones de personas no alcanzadas en Sudán. Incapaces de interesar a las misiones establecidas—la mayoría de las cuales decían que alcanzar el Sudán era imposible—los tres partieron solos. La malaria los alcanzó a los tres. Gowans y Kent murieron de fiebre, y Bingham regresó a Canadá. En su segundo intento, contrajo de nuevo la malaria y fue obligado a volver a casa. Incapaz de regresar a África envío a un tercer grupo. Ellos establecieron exitosamente una sede a 500 millas dentro de Patigi en 1902. Desde ese lugar el trabajo de SIM comenzó en África. Misión en Asia En 1893, la Misión General de la India y Ceilán (CIGM) comenzó entre los budistas singaleses de Ceilán y los hindúes de Tamil. La misión, fundada por un negociante escocés benjamín Davidson, se expandió desde Ceilán hasta el sur de la India. Finalmente el ministerio de CIGM atravesó el sub-continente y las Filipinas. También en 1893, Charles Reeves y M.E Gavin dejaron sus hogares en Australia por la India. Un cristiano euro-asiático de Poona había llegado a Australia en busca de misioneros para trabajar cerca de su casa. Reeves y Gavin respondieron al reto y empezaron bajo el nombre Misión del Pueblo de Poona e India (PIVM). En 1968, estas dos organizaciones indi-asiáticas se unieron para convertirse en la Comunidad Cristiana Internacional (ICF).

LA MISION EN SUD-AMERICA

En 1893 el evangelista británico Keswick visitó Sud-América y publicó un informe llamado Sud-América: el Continente abandonado. Los neozelandeses George Allen y Mary Stirling lo leyeron y sintieron el llamado de Dios. En 1907, los recién casados partieron a Bolivia para ministrar a los indios quechuas. La misión indio-boliviana de Allan creció con los años hasta convertirse en la Misión Andina Evangélica (MAE).

SIRVIENDO JUNTOS EN LA MISION

En 1980, AEM, ICF, y SIM unieron fuerzas y se convirtieron en SIM, “Sociedad para Ministerios Internacionales”. AEF se unió con SIM en 1998. En el 2000, SIM adoptó el nombre comercial “Sirviendo en la Misión” para los países de habla inglesa. Pero hoy, nuestro nombre oficial alrededor del mundo es simplemente SIM. En la foto de arriba “bautismo del sordomudo (wawa) por el Señor Ogilvie” en la Misión Interior de Sudan, el 1º de diciembre de 1929, en Miango, Nigeria. Fotógrafo desconocido. Oglivie escribió en 1954 “Siempre habíamos usado dos pasos para bautizar a aquellos que tenían que ser bautizados; yendo al otro lado del riachuelo, representaba un valor ilustrativo de la vida antigua.” “Cuando salían del agua, después de haber sido bautizados, representaba la nueva vida”. Pon atención a Krada, el joven con la camisa blanca parado detrás a la derecha de WAWA, quien es el siguiente a ser bautizado.

 

El Propósito de SIM

SIM es una organización cuyo propósito es glorificar a Dios, establecer, fortalecer, y cooperar con iglesias alrededor del mundo: Evangelizando a los no alcanzados Ministrando a las personas necesitadas Discipulando a los creyentes en su iglesia local Equipando a las iglesias para cumplir con la Gran Comisión   Nuestra declaración de propósito Propósito SIM tiene muchas funciones, responsabilidades y ministerios, pero sólo un propósito. Todo lo que hagamos tiene que ver con este último. Glorificar a Dios Es nuestra mayor motivación y lo que acompaña a todo nuestro propósito. No glorificamos a ningún hombre, organización o gobierno, pero sí a Dios.

Todo lo que hagamos será evaluado por ese común denominador. Plantar, fortalecer y apoyar a iglesias Estamos convencidos que lo más importante para relacionarnos y transformar al Mundo es la Iglesia. Donde no hay iglesia, trabajamos para hacer una. Donde sí hay una iglesia, trabajamos juntos. Nuestra relación ideal de misión/iglesia es una afiliación dinámica e interdependiente que llegue unida, en amor, al mundo no alcanzado. Evangelizar Creemos que la raza humana está perdida y necesita ser redimida por Cristo Jesús, a quien proclamamos Salvador. Todo nuestro ministerio está motivado por esta creencia.

Los no alcanzados Nuestro mayor interés es alcanzar aquellos que no conocen a Cristo como su Salvador personal. Queremos trabajar de manera individual y grupal con personas que no han tenido la oportunidad de entender el evangelio. Satisfacer la necesidad humana, reconocemos que para los no alcanzados la necesidad urgente es conocer a Dios.

Además, creemos que Él nos llama a tener compasión y servir en este mundo perdido. Jesús es nuestro ejemplo mientras ayudamos a gente que sufre HIV, SIDA, distintas enfermedades, pobreza o desastres naturales. Discipular a los cristianos Esta área incluye enseñar la Palabra de Dios, ayudar a las personas a descubrir los dones que Dios les ha dado, capacitarlos para servir a otros y apoyarlos para que maduren en Cristo. Dentro de la Iglesia Nuestro enfoque en las iglesias nos distingue de otras agencias especializadas que se concentran en aviación, lingüística y medicina. Mientras nos desempeñamos en actividades que tengan que ver con estas áreas, siempre tratamos de plantar iglesias o de apoyar a las ya existentes. Equipar a la Iglesia para cumplir la voluntad de Dios Esto implica desafiar a la iglesia a obedecer la voluntad de Dios cuando nos manda hacer discípulos a todas las naciones. Deseamos proveer entrenamiento para liderazgo y ayuda práctica para que las iglesias tengan la capacidad de establecer agencias misioneras. Nuestro deseo es ser una misión que planta iglesias y que planta misiones.

Declaración de Fe de SIM

Aquellos que sirven con SIM están comprometidos con las verdades esenciales del cristianismo bíblico. Estas incluyen lo siguiente:

DIOS


Hay un solo Dios el cual existe eternamente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es el Omnipotente Creador, Salvador y Juez quien gobierna todas las cosas de acuerdo con su soberana voluntad y está cumpliendo sus propósitos en la creación y en la Iglesia para su gloria.

EL PADRE


Dios el Padre es la fuente de todo lo bueno. Él inicia la creación y redención y la completa a través de Su Hijo y del Espíritu Santo.

LA PALABRA ESCRITA DE DIOS


La Biblia, que contiene el Antiguo y Nuevo Testamento, es la Palabra de Dios escrita, que reveló su carácter y propósitos a todos los pueblos. Es la autoridad final en todo lo relacionado a creencias y comportamiento. El Espíritu Santo inspiró a los autores humanos de la Biblia para que todo lo escrito sea totalmente confiable e inequívoco.

LA RAZA HUMANA


La humanidad es la cúspide de la creación de Dios en la tierra, llevando Su imagen, diseñada para tener una relación con Él y siendo el objeto de Su amor redentor. Todos han pecado, dando como resultado culpa, muerte y aislamiento de Dios, así como en el deterioro de cada aspecto de la naturaleza humana. Las personas son incapaces de salvarse a sí mismas del castigo por el pecado y del dominio de Satanás.

JESUCRISTO


Jesucristo, siendo completamente Dios y completamente humano, entró a la historia como Salvador del Mundo. Fue concebido por el Espíritu Santo, nació de una virgen y vivió una vida ejemplar sin pecado en perfecta sumisión al Padre y en buenas relaciones con los demás. Él murió en una cruz, resucitó corporalmente y ascendió al cielo donde aboga por su pueblo y está exaltado como Señor sobre todas las cosas.

SALVACIÓN


La muerte sacrificial de Cristo, con la cual llevó el castigo que corresponde a los pecadores, es la única y suficiente provisión de Dios para la salvación de la gente de toda cultura y edad, expresando así Su amor y satisfaciendo Su justicia. Por la gracia de Dios, el pecador arrepentido, al confiar solamente en el Señor Jesucristo como Salvador, es reconciliado con Dios, y es adoptado por el Padre en Su familia y recibe vida eterna.

EL ESPÍRITU SANTO


El Espíritu Santo hace efectiva la obra de Cristo para los pecadores, dándoles vida espiritual e incorporandolos a la Iglesia. Él habita en todos los creyentes, los capacita para amar, servir, testificar y obedecer a Dios. Además, los equipa con dones y los transforma para ser cada vez más como Cristo.

LA IGLESIA


La Iglesia universal está formada por todos los que han nacido del Espíritu Santo. Encuentra su expresión local en comunidades de creyentes llamados por Dios para adorarle, tener comunión, proclamar el evangelio y hacer discípulos entre las naciones, reflejar el carácter de Dios, involucrarse en obras de compasión, luchar por la verdad, la justicia y realizar el bautismo.

EL MUNDO ESPIRITUAL


Los ángeles son seres espirituales que glorifican a Dios, lo sirven y ministran a Su pueblo. Satanás es un ser espiritual que fue creado por Dios, pero que cayó porque pecó. El diablo, junto con otros espíritus malignos, son los enemigos de Dios y de la humanidad. Este ha sido derrotado por la obra de Cristo, está sujeto a la autoridad de Dios, y tiene condenación eterna.

EL FUTURO


El Señor Jesucristo regresará visiblemente a la tierra en gloria y consumará Su triunfo final sobre el mal. Dios hará todo nuevo. Los muertos serán resucitados y juzgados. Los no creyentes sufrirán castigo eterno y la separación de Dios. Los creyentes entrarán a una vida de gozo eterno en comunión con Dios, glorificándole eternamente.

Categoria: