El trabajo en equipo en la Biblia: Un modelo efectivo

e antes de la creación del mundo. ¿Cómo? Dios mismo dio el ejemplo a través de la Trinidad, y no solo vermos en Génesis 1, sino a través de toda la Biblia.

 

Por otro lado, en la Palabra de Dios encontramos diferentes ejemplos de trabajo en equipo, ya sea de dos, tres o hasta un pueblo entero, como en el caso de Israel.

Al conocer sus historias vemos que, si bien muchas veces había dificultades, trabajar en equipo hacía que las posibilidades de cumplir la meta aumentaran.

En el Antiguo Testamento encontramos a Noé, trabajando con su familia para lograr la construcción del Arca. Jamás lo hubiera podido hacer solo.

Fue necesario contar con cada mano y pie que participó, y juntos lograr hacer realidad la voluntad de Dios (Génesis 6:8-7, 10). Otro de los ejemplos es Moisés. En Números 11:14-17, Moisés le cuenta a Dios lo difícil que era guiar a Israel solo.

 

El Señor lo sabía, y le pide que reúna a 70 hombres de entre los ancianos, que a partir de ese momento lo asistirían. El trabajo en equipo ayuda a dividir las cargas y hacerlas más ligeras. De igual manera, en Éxodo 17, vemos que mientras Moisés mantuviera los brazos arriba, Israel derrotaría a los amalecitas. En plena batalla, Moisés estaba cansado y no podía solo. Pero Aarón y Jur lo ayudaron, sosteniendo sus brazos y fueron una parte fundamental para lograr la victoria. Estos personajes nos han mostrado que, aunque no siempre es fácil, trabajar en equipo lo hace todo mejor, reconforta el alma y nos recuerda que no estamos solos.

“Mejor dos que uno, pues obtienen mayor recompensa en sus fatigas. Porque, si caen, uno levantará al otro. Pero, ¡ay si uno cae sin tener a nadie que lo levante!”

Eclesiastés 4:9-10

 

Trabajo en Equipo