Hablando con mi pastor sobre mi llamado

Si crees que Dios te está llamando a las misiones, habla con tu pastor. Es importante que tu iglesia se involucre en el proceso de tu preparación desde el principio.

  1. Ora y pídele a Dios claridad sobre tu llamado.
  2. Ora por tu pastor y la conversación que tendrás con él.
  3. Investiga sobre el país, su gente, sus necesidades, el idioma, necesidades de visa, la religión local, si hay iglesias y misioneros existentes, etc.
  4. Haz una posible línea de tiempo con tus pasos a tomar para llegar al campo. Asegúrate que incluya tu preparación, un viaje de corto plazo e ideas de qué ministerio quieres desarrollar.
  5. Cuando hables con tu pastor, agradécele por su tiempo cuéntale de tu llamado, y de todo lo que investigaste. 6. Dile que no quieres caminar solo, y que quieres contar con tu iglesia para tu preparación.
  6. Pídele su opinión sobre lo que piensa del asunto. 8. Si tu pastor está de acuerdo con tu llamado, habla de las posibilidades de preparación y las conexiones con ministerios o agencias misioneras.
  7. Pídele que te discipule, o que se lo encargue en alguien en quien él confíe, que después le rinda cuentas, y que ore por ti.
  8. Persevera, si tu iglesia no es misionera o tu pastor no entiende sobre misiones, no tires la toalla, quizás movilizar a tu iglesia local es parte de tu preparación para el campo.

Normalmente, siempre que Dios nos llama a las misiones hay un tiempo de espera que nos sirve para crecer, aprender y madurar; así que, ¡no te desanimes si tus líderes te dicen que aún no es el tiempo!

Al contrario, da gracias a Dios por el privilegio de tener pastores que velan por ti.

No vayas a ningún lugar sin la bendición de tu pastor ni de tu iglesia local, es muy peligroso moverte sin la cobertura de tus autoridades espirituales y de tu iglesia local.

Mauricio Sainz, sirviendo con Preciosa Sangre

Jóvenes en mision
Categoria: