¡Por favor, préstenme atención!

Cuando un joven está herido o se ha decepcionado por sus autoridades, estos pueden presentar alguno de estos comportamientos:

  • Abandona todo tipo de responsabilidad con la excusa de “no sirvo para nada”.
  • Pelea con todo el mundo, especialmente con pastores o líderes.
  • Piensa que todo el mundo es hipócrita, y sólo confían en ciertas personas.
  • No asiste a ninguna reunión por la sencilla razón de que en ella está esa persona que no puedo ver ni en pintura.
  • Trata de demostrar de manera exagerada su rebeldía, es más, lo hace a propósito.
  • Se la mantienen diciendo que sus mejores amigos están fuera de la iglesia, y lo hacen para que los demás escuchen.
  • Viven amargados, y tratan de demostrar que su estadía en la iglesia es un verdadero infierno (pero ellos saben que no es así).
  • Son vulnerables a escuchar consejos. Se cierran de tal manera que a la final terminan ofendiendo a propósito.
  • Manifiestan su desinterés por Dios en todos los sentidos, y lo que logran hacer en la iglesia es por una obligación que tienen.
  • Se encargan de poner en mal a las personas a través de comentarios.
  • Se la mantienen diciendo que nadie los entiende, y magnifican sus problemas con el fin de llamar la atención.
  • Están pendientes quien dice el más mínimo comentario para reclamarle de manera exagerada.
  • Lo más probable es que si leen esto, en vez de reflexionar, se pondrán más bravos. Lo bueno es que esto no es para ellos, es para los líderes y pastores.

Nosotros hemos cometido muchos errores por la sencilla razón de abandonar o no hablar con ellos sobre su llamado.

Por Eivert Caridad, venezolano, pastor de Iglesia Arca de Cristo

Jóvenes en mision
Categoria: