Tres jóvenes, un mismo pastor

El joven sin rumbo

Juan descubrió su llamado en una conferencia misionera. Estudió enfermería, pero a los 2 años lo dejó para estudiar teología. Al año y medio, lo dejó para servir un ministerio médico en la selva, pero no pudo por no tener diploma. Luego, el pastor lo encomendó a iniciar el ministerio de misiones, pero solo duró 2 meses, ya que el presupuesto era limitado. Se desmotivó de a pocos, y comenzó solo a quejarse de su iglesia. A las finales, decidió asistir solo a los cultos, aislándose de la iglesia local.

El joven impulsivo

Ignacio, a sus 17 años realizó una práctica misionera de 10 días en la selva de su país. Él estaba tan entusiasmado que al regresar a su familia, amigos y pastor les dijo de su deseo por ir a las misiones. Sin embargo, sus padres le aconsejaron iniciar una carrera, y el pastor capacitarse en un instituto bíblico. Ignacio un poco molesto por el consejo, no lo aceptó. Estaba dispuesto a ir si la iglesia lo apoyaba o no.

El joven ‘oveja gorda’

Angélica, es una joven sobresaliente en la iglesia y los estudios. En la universidad, participó del grupo cristiano universitario, fue ahí donde comenzó a su despertar misionero. Ella entendía la importancia de capacitarse para la obra. Así que, al finalizar la universidad comenzó un post-grado, luego un magister, de ahí el instituto bíblico. Sin embargo, le daba mucha importancia al adquirir conocimiento, pero debido a su falta de tiempo, nunca se involucró en las actividades de la iglesia ni las misiones.

Lee los casos completos tres jóvenes, un mismo pastor en los recursos con esta revista en www.misionessim.org/la-revista.

Jóvenes en mision
Categoria: