10 elementos que aprendemos de la plantación de iglesias

  1. La oración: Es fundamental para cada movimiento de plantación de iglesias. Es el primer pilar del plan maestro para alcanzar a alguien. Es de vital importancia la oración en la vida del misionero, lo que lleva a que la nueva iglesia y sus líderes lo imiten.
  2. La siembra abundante del evangelio: Cada movimiento de plantación de iglesias va acompañado por la siembra abundante del evangelio (2 Cor. 9:6). El resultado de la cosecha dependerá de Dios y del discipulado.
  3. La plantación intencional de iglesias: Las iglesias no nacen por inercia. Alrededor del mundo, miles de personas llegan a Cristo por varios métodos, es a través de tu testimonio diario en que alcanzamos a las personas a través de decisiones cotidianas.
  4. La autoridad de las Escrituras: Aunque existen movimientos de plantación de iglesias entre los pueblos analfabetos o comunicadores orales, la Biblia es la fuente para la doctrina, y la vida personal de cada miembro. En cada instancia las Escrituras son la guía para la vida de la Iglesia y no se cuestiona Su autoridad.
  5. El liderazgo local: Los plantadores de iglesias locales reciben su mejor entrenamiento al ver cómo el misionero modela estudios bíblicos participativos con personas que todavía no son creyentes. El hacer las cosas junto con al plantador de iglesias es el primer paso en cultivar y establecer liderazgo local.
  6. El liderazgo laico: Estos líderes normalmente son bivocacionales y son del mismo trasfondo que el grupo de personas que está siendo alcanzado. Esta dependencia del liderazgo laico asegura una gran fuente de plantadores de iglesias potenciales y de líderes de iglesias célula.
  7. Las iglesias en las casas: Las iglesias en las casas a diferencia a las iglesias grandes es que no están organizadas bajo una jerarquía de autoridades. Son más autónomas, dinámicas y familiares.
  8. Las iglesias sembrando iglesias: En un movimiento de plantación de iglesias saludable, nada evita que los creyentes locales ganen a otros para Cristo y formen nuevas iglesias célula o iglesias en las casas. Lo importante es el debido constante discipulado.
  9. La reproducción rápida: La reproducción rápida comunica la urgencia e importancia de que las personas entreguen su vida a Cristo. Durante ese tiempo uno puede estar seguro de que las iglesias no están siendo ahogadas por elementos no esenciales.
  10. Las iglesias saludables: Una iglesia saludable debe cumplir cinco propósitos: 1) alabanza, 2) evangelismo y misiones 3) educación y discipulado, 4) ministerio y 5) compañerismo. Se puede escribir mucho acerca de cada uno de los indicadores, pero el más significativo desde el punto de vista misiológico es el papel de la Iglesia en el evangelismo y misiones.

Por David Garrison, autor y misionero

Plantación de Iglesias
Categoria: