4 formas de hacer de tu hogar, un refugio

• Que las palabras de tu hijo, tanto en vocabulario como en el acento, sean aceptados sin comentarios que humillen al niño. Puede ser que tu hijo siempre vaya a tener un acento diferente; que su hogar sea donde siempre lo comprendan. 

 

• Que los arrebatos emocionales sean entendidos como señal de momentos difíciles o frustraciones. Que los comentarios súper negativos o súper positivos que el hijo haga en cuanto a la cultura, sean una oportunidad para que como padres pregunten y aprendan más sobre las experiencias únicas de tu hijo. 

 

• Que lo auténtico sea valorado en vez de ser corregido o disciplinado.

 

• Que las mezclas culturales sean aceptadas. Ya sea en sus formas de comer o vestir, también en las disciplinas espirituales. Es cierto que un hogar cristiano tendrá la instrucción cuidadosa, intencional y consistente en la ética bíblica, pero los padres deben de reconocer que sus HTC van a desarrollar sus propias preferencias y prácticas culturales. Cualquier práctica bíblica, mientras sea consistente, es aceptable.