¿Involucrar a mis hijos en la misión?

En una encuesta a padres misioneros de HTC,las respuestas coincidieron en que lo mejor esno dejar a los hijos fuera, sino involucrarlos a lamedida de lo posible.

“Es importante involucrar a los hijos en todoel proceso de orientación y preparación parael servicio. Tienen que entender desde elprincipio que ellos forman parte del servicioy no solamente son acompañamiento”, dijoDorothee Reuter, encargada de desarrollofamiliar con SIM.

Los padres deben compartir con sus hijossobre su llamado, incluso cuando estén aunorando por el lugar o comunidad; hablar conellos y consultarles sobre el tema. La clave estener una buena relación con tus hijos, llegar aconocerlos bien.

“Los padres, que conocen mejor a sus hijosque nadie, deberían velar por la disposiciónde sus hijos para las misiones, sus posiblesdificultades y qué hacer con ellas; ayudarlos acrecer, etc. No considerar estas cosas puedeser muy contraproducente para la familia”, dijoMatías, HTC y psicólogo argentino.

De ser positivo el proceso, los padres debenplanificar y elegir estratégicamente el lugar,además de la escuela, la iglesia a las cualesirán sus hijos, y otros cuidados.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que“Dios no parcializa, ni divide familias, pero nonecesariamente llama a los hijos al ministeriode los padres”.

Vanesa y su familia
Hijos de la Tercera Cultura
Categoria: