Un mensaje que salva

Cuando pensamos en las misiones y los misioneros, siempre se vienen a la cabeza aquellos que dejan su hogar, tierra y costumbres, para trasladarse a un lugar nuevo, hablar a otros de Jesús y enseñarles acerca de la Biblia. Pero uno de los frenos más grandes es cuando en ese lugar no existe una Biblia en el idioma de quienes allí viven.

A pesar de la globalización y de los avances del Evangelio, esta continúa siendo la realidad de muchos pueblos y tribus alrededor del mundo. ¿Cómo alcanzarlos cuando no tenemos las herramientas? ¿Cómo llevar el mensaje cuando surge una barrera tan grande como el idioma?

La traducción bíblica es, de alguna forma, la base de las misiones. El Evangelio es un mensaje que salva, cura y consuela, y la alegría que experimentan quienes logran escucharlo por primera vez en su propio dialecto, con sus propios conceptos, es indescriptible. ¿No merecen todos el poder experimentar esto?

Fuimos llamados a dar a conocer el amor de Jesús a todo el mundo. Pero no solo a ese “mundo” que habla español, inglés o alemán, sino a todos los rincones, sin importar la lengua o costumbres que tengan. Dios también los ama, no los ha olvidado y quiere llegar a ellos. Y los traductores bíblicos son parte fundamental de esa tarea.

Aunque pueda parecer un tema muy lejano, la iglesia tiene muchas formas de apoyar. A través de esta nueva edición de VAMOS, deseamos que cada uno de nuestros lectores pueda conocer un poco más del trabajo que implica la traducción bíblica, de cómo atender su llamado a esta profesión –si es que lo tienen- y aprender de qué formas pueden apoyar a los equipos que ya están en el campo.

El amor de Dios no tiene idioma, rompamos las barreras y alcancemos hasta el último rincón.

Salvación
Traducción Bibilica
Categoria: