Cambiando nuestro pensamiento sobre la generosidad

Damos un porcentaje 

Incorrecto: Cuando le he dado el 10% a Dios, he cumplido con mi deber. 

Correcto: Damos todo. Estoy dispuesto a dedicar a Dios no solo un porcentaje predeterminado de mi presupuesto, sino entregar todo aquello que me sea posible para el avance de Su Reino. 

Dios está interesado solamente en lo que me da 

Incorrecto: Tengo que cuidar lo que Dios me ha dado porque soy el único responsable de eso. 

Correcto: Dios está interesado en lo que invierto. Soy responsable de administrar de manera correcta lo que Dios me ha dado, invirtiendo para que Su Reino se extienda sobre la tierra. 

Dar es difícil 

Incorrecto: No soy muy rico, por lo que me resulta difícil dar, pero elijo hacerlo porque sé que como cristiano tengo que dar algo para Dios. Lo hago porque me siento obligado a hacerlo. 

Correcto: La generosidad fluye de la vida de Jesús. Fui creado a la imagen del último Dador y por Su Presencia que mora en mí, estoy empoderado para vivir una vida plenamente generosa. 

Dar se trata de mí 

Incorrecto: Disfruto la buena sensación que tengo cuando doy, y me gusta demostrar a los demás que soy una persona buena y generosa. 

Correcto: La generosidad se trata de Dios. Él me creó para ser generoso y cuando soy generoso lo conozco profundamente y aprendo de Él aún más. 

Una mentalidad de escasez 

Incorrecto: Debo proteger lo que tengo, no sea que me quede sin nada en algún momento; por lo tanto, debo ser muy cauteloso y medido en mi dar. 

Correcto: Una mentalidad de abundancia. Dios siempre me proveerá abundantemente y me dará lo necesario; por lo tanto, puedo ser generoso con todo aquello que recibo de Él. 

Lo que Dios quiere de nosotros 

Incorrecto: Dios solicita que yo dé. Doy por obediencia y sino doy, temo que eso le desagrade. 

Correcto: Lo que Dios quiere para nosotros. Dios ha derramado libremente Su gracia sobre mí, y ahora Él desea que yo experimente el gozo personal, bendición y satisfacción de un estilo de vida generoso. 

Dar es una actividad 

Incorrecto: Mi iglesia tiene campañas especiales de donaciones de las que debo ser parte. 

Correcto: La generosidad es un estilo de vida. Dar es un acto cultural muy normal de mi iglesia, las campañas especiales de donaciones no son necesarias. 

Dar se trata de recaudar fondos 

Incorrecto: El dinero es la principal manera de donar. 

Correcto: Siempre busco oportunidades para ser generoso con todo lo que tengo: mi tiempo, mi oración, mi aliento, mi servicio y también mis posesiones.

 

Fuente: Generosity Design Lab, de Generous Church

 
Fondos misioneros