Uniendo fuerzas para enviar misioneros

Una red fraterna de iglesias en Perú se juntó hace 17 años para enviar misioneros; ahora NED (Naciones al Encuentro con Dios) celebra 16 misioneros enviados. Roger Vergara, pastor de ACYM Pueblo Libre, cuenta que todo este tiempo NED Global ha tenido que enfrentar dos obstáculos grandes: la comprensión del trabajo misionero de los pastores y la confianza para trabajar juntos. “Hemos comprobado que hacer misiones en unidad es honrar a Dios, porque esta unidad nace en el corazón de la voluntad de Dios”, dijo Roger. Cada iglesia que participa en NED es independiente y autónoma en el desarrollo de su visión local, pero tiene la misma visión y meta. Roger también dijo: “Hemos comprobado que la iglesia pequeña o grande que se involucra en misiones tiene la posibilidad de incrementar los fondos misioneros y los fondos de la misma iglesia mejoran porque la iglesia percibe que los ingresos no son solo para la iglesia local, sino también para sostener misioneros de otras partes del mundo”.

Es un nuevo modelo de envío misionero que en algunos lugares es difícil de lidiar, porque están acostumbrados al centralismo de los fondos. La gran dificultad para un pastor es dar pasos de fe para enviar misioneros cuando no tiene los recursos suficientes. 

“Si yo, como pastor, no creo que sea la voluntad, o que esté en el corazón de Dios hacer misiones, voy a tener este temor humano de no conseguir los recursos necesarios”, Roger dijo. Ha visto muchos casos de pastores que se habían atrevido a comprometerse en las misiones, haciendo conferencias misioneras, como resultado la economía de la iglesia ha crecido y la economía de misiones se ha multiplicado. Cuenta de un caso en que los ingresos de una iglesia se multiplicaron por diez. “Este pastor no pensó que su iglesia tan pequeña podía involucrarse de esta manera para tener recursos para enviar misioneros”, Roger dijo. La economía de la iglesia local ha sido renovada, mejorada no solo en funcionamiento de ella, sino también en cuanto a misiones. “Este es el secreto: tenemos que tomar pasos de fe y atrevernos a creer que Dios va a proveer para misiones a través de nuestras iglesias locales”, Roger dijo. 

Un acuerdo en NED Global es que la iglesia madre de un proyecto misionero aporte un aproximado 35% del presupuesto y el resto lo consiguen de las iglesias socias. Ser parte de esta red no limita que las iglesias se limiten a enviar sus propios misioneros, y Roger estima que entre todas son más de 70 misioneros enviados. Cada año celebran un congreso unido de misiones. Empieza con un culto de celebración en una iglesia y después los expositores se rotan, compartiendo en las iglesias locales en sus conferencias. “Unirnos cada año y contar los testimonios de los misioneros ha convertido este tiempo en una fiesta espiritual”, Roger dijo. Se han ampliado a hacer congresos misioneros para mujeres, para jóvenes y niños, pero todo ha sido paso a paso, mientras desarrollaban la unidad. Roger menciona: “Fuimos aprendiendo, hay necesidad de trabajar con las mujeres, jóvenes, niños y así involucramos a todas las congregaciones en este mismo espíritu”. 

El modelo es replicable en muchos aspectos, pero lo importante es que empiecen pastores que son amigos y se tengan la confianza para hacer acuerdos que van a respetar y cumplir los objetivos de organizar conferencias y enviar misioneros al mundo. “Estoy más que convencido que las misiones no funcionan para los llaneros solitarios. En solitario se puede llegar a enviar 1 o 2 misioneros, pero en unidad con otras iglesias, el número puede ser infinito y exponencial”, terminó Roger.

 

Mira más en la edición Fondos misioneros de la REVISTA VAMOS