Sufrimiento, el Costo del Discipulado