Verdades sobre la unidad según Pablo

La naturaleza de la falta de unión, al igual que todos los pecados, tiene su raíz en el orgullo. Este orgullo se expresa al seguir a los líderes cristianos favoritos y al vanagloriarse de su superioridad. El resultado fue las peleas y divisiones en la Iglesia. Pablo atacó este problema enseñando la doctrina cristiana— las verdades cristianas—y las aplicó en la situación en Corinto:

Cristo no está dividido; es uno solo

El cuerpo de Cristo no está desmembrado. Es uno solo. Si tratamos de sobresalir de los otros miembros del cuerpo, sería una contradicción de Cristo. El cuerpo es uno solo. Sería una tontería que los dedos de la mano derecha trataran de sobresalir de los de la mano izquierda porque su líder es la muñeca derecha y no la izquierda.

Los creyentes poseen todas las cosas

1 Corintios 3:21 dice: “así que ninguno se gloríe en los hombres. Porque todo es vuestro, sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.” Aquí vemos claramente que Pablo en estos tres capítulos siempre estuvo preocupado por la ostentación detrás de las divisiones. El resalta la locura de esta ostentación cuando dice: "¿por qué se enorgullecen como si tuvieran algo especial que proclamar sobre un maestro cuando en Cristo todas las cosas son suyas al igual que el mundo entero?".

Pablo no fue crucificado por ti; Cristo lo fue

Gloriarse en un hombre, engrandecerlo y engrandecernos con él significa que hemos olvidado la terrible condición en la que todos estamos sin un Salvador crucificado. La cruz destruye toda vanagloria, y debilita la base más profunda de la desunión, al tiempo que establece una nueva base para la unidad.

Fuiste bautizado en el nombre de Cristo

Evidentemente, una de las cosas por las cuales los partidarios de Pablo se vanagloriaban era que ellos eran de los primeros conversos que habían venido a Cristo siguiendo las enseñanzas de Pablo. Pablo les recuerda que él únicamente bautizó a Crispo y Gayo y a la familia de Estéfanas y tal vez unos pocos más. Pero dice (v.14) que se alegra de no haber bautizado a más gente. En otras palabras, no es gran cosa quién te bautiza, sino qué nombre fue solemnemente pronunciado en oración sobre ti cuando fuiste bautizado.

Los verdaderos maestros del evangelio no dependen de la elocuencia

No estaríamos tan propensos a la desunión y desarmonía si nos preocupáramos menos por los detalles del liderazgo (como las habilidades oratorias y las señales y maravillas realizadas) y más bien viéramos a través del predicador para ver si existe un espíritu de crucifixión a sí mismo y una genuina exaltación de Cristo.

Dios debe llevarse toda la Gloria, no el hombre

“Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento." El significado aquí es el mismo que en el verso 5: la nueva vida de un creyente viene a través de aquel que planta y de aquel que riega, pero el milagro de la vida no es obra de un hombre, y ningún hombre debería vanagloriarse de ello. Es la obra de un Dios soberano que por sí solo puede crear de nuevo un corazón de fe.

Trabajo en Equipo